Hace tiempo ya que tenía ganas de ver esta peli. Creo que desde que vi el primer trailer. No es que sea un gran aficionado del baseball, pero de todas maneras me parece un deporte interesante por la gran cantidad de estrategia que le ponen a los equipos.
Además de todo, me encanta como trabaja Brad Pitt, y sumado a eso, la figura en ascenso de Jonah Hill hizo que mi interés creciera. Me intrigaba la química que estos dos actores podrían crear trabajando lado a lado. Recordemos que ellos ya habían compartido cartel en el film de animación Megamind. Como tercera figura aparece Philip Seymour Hoffman, que siempre le pone un toque especial, cualquiera sea el film en el que se encuentre. Gracias a ellos, tenemos este excelente producto llamado Moneyball (El Juego de la Fortuna, en su traducción al español), dirigida por Bennett Miller.

Moneyball

Moneyball está basada en una historia real, mostrándonos a Billy Bean (Pitt), General Manager de los Atléticos de Oakland, un equipo de las Ligas Mayores de Baseball pero con pocas aspiraciones a algún título, ya que poseen un equipo que no es del todo competitivo y poco presupuesto para mejorarlo.
Arrancando la temporada 2002 con la salida de sus 3 jugadores estrella, Bean debe rearmar el equipo reemplazando esas figuras con jugadores que su poco presupuesto pueda cubrir. En la búsqueda de jugadores en otros equipos, se topa con un graduado de economía de Yale, Peter Brand (Hill), que tiene muchas ideas para buscar jugadores basándose en estadísticas. Siguiendo esa premisa, Bean apuesta el todo por el todo a esas ideas armando un equipo con jugadores novatos y baratos, pero con buenos números estadísticos para ganar partidos.

¿Qué tal? Lo bueno de este film, lo que más me gustó, es todo el detrás que existe en una empresa, en un equipo de baseball. El negocio que en realidad es. Todo lo muestran. Por supuesto que está todo impecablemente contado y deliciosamente actuado por estos actores, que nuevamente le ponen un toque especial al producto. La historia es intensa, y nos metemos dentro del film. Empezamos a vivir los partidos como si fuéramos parte del equipo, y de esta manera el director logra que nos alegremos o suframos con sus victorias y derrotas.
Quizá a muchos de ustedes no les gusta el baseball, pero este es un drama que se centra en las decisiones, las cábalas, la estrategia que se debe generar y que tiene el personaje protagonista. Mi recomendación es que no se la pierdan.

Aquí les dejo el trailer!


Compartir
Nico Calvo
Fanático del cine. Amo la comedia ya que me encanta reír con una buena película, pero el mejor género sin duda es la acción. Soy amante del tenis e hincha de River Plate.