De vez en cuando tenemos una seguidilla de películas del mismo género. En esta oportunidad, de 2 o 3 que vi de comedias -una de las cuales ya hablaré en otro post- una de ellas fue Quiero Matar a mi Jefe. Además de la temática graciosa que me imaginaba por el trailer, me atrapó inmediatamente el hecho de que hubieran tantas estrellas juntas en un mismo film. Vamos, que es difícil juntar a Jennifer Aniston, Kevin Spacey, Colin Farrell, Jamie Foxx y Jason Bateman. En algunos casos, tener actores de ese nivel juntos trae problemas. Pero afortunadamente este no es el caso.

Quiero matar a mi jefe

Pongamonos en clima. Quiero Matar a mi Jefe es ese estilo de película, donde estan los amigos que se juntan en el bar, hacen catarsis, se quejan de sus trabajos, son muy compañeros y así es su vida día tras día. Lo bueno es que cada uno de ellos se diferencia tanto entre sí que generan la empatía con el espectador. Está el que no para de hablar un segundo y es medio cuidadoso, el don juan, y en este punto creo que es inevitable hacer una comparación con The Hangover por el tipo de relación que tienen los amigos.

La trama nos pone a estos 3 individuos que hartos de sus jefes porque hacen que sus trabajos sean una pesadilla, deciden matarlos (sí, matarlos) para poder estar tranquilos. Y de aquí en más, todo sera risas porque deciden empezar a planear como piensan cometer los crímenes. Planos, allanamientos, y hasta la búsqueda de asesinos a sueldo. Se dan cuenta que cometer el crimen es más difícil de lo que parecía y más porque ellos son individuos comunes y corrientes.
Cada uno de los jefes cumplen un papel excelente. Lo vemos a Kevin Spacey en su papel más característico (creo que lo vi hacer de buena persona solamente en Cadena de Favores), a una Jennifer Aniston extremadamente sexy y a un Colin Farrell insoportablemente genial como mala persona. Los 3 sufridos –Bateman, Day, Sudeikis– no se quedan atrás en sus interpretaciones y nos regalan una risa tras otra. Además nos hacen creer realmente que se conocen de toda la vida. Según ellos mismos, salieron muchas veces y en cada filmación se comportaban como si estuvieran en una verdadera cena de amigos para demostrar esa credibilidad en la pantalla.

El film, lejos de ser predecible, nos da giros continuamente, sorprendiéndonos a lo largo de la hora y media que dura. Por supuesto que hay otros personajes que son totalmente secundarios, pero que cumplen papeles clave, como por ejemplo la computadora de abordo en el Prius de Nick (Bateman). Jamie Foxx aparece un poco menos, pero se luce en su interpretación.

Como conclusión les puedo decir que si buscan reirse, sorprenderse y pasar un buen momento, no pueden dejar pasar la oportunidad de ver este film. Aunque sea una de esas películas que no te deja una sensación de profundidad por ser este tipo de comedias, el buen rato esta asegurado.

Les dejo el trailer a continuación.