Durante este año y el anterior se hablo mucho del destino de MGM. Sepan que esta productora supo tener sus años de gloria, además de poseer los derechos de grandes películas de todos los tiempos como son las de James Bond.

Hablando mucho de quiebra, MGM apostó todas sus fichas en una nueva película de su producto más exitoso. Conocida primero como Bond 23, Skyfall llegó, y de la mano de Daniel Craig y Sam Mendes, nos trae una de las mejores interpretaciones de los últimos tiempos.

Yo les confieso que mi fanatismo por los films de James Bond comenzó en Goldeneye, aquella película que le dio el puntapié a Pierce Brosnan como el afamado espía británico. Este film tuvo mucho éxito, y así se reprodujeron las cintas.

Cuando Brosnan dejo el papel, Craig tomo su lugar. Pero no sólo fue cambiar el actor, ya que este cambio también supuso el reinicio de la saga. Hoy, luego de 3 películas, Craig llega a su mejor Bond, y a una de las mejores de la saga.

Todo comienza en plena misión, en donde Bond y otros agentes deben recuperar un disco duro. Accidentalmente, nuestro héroe es herido y dado por muerto. Ese disco duro supone una amenaza a las fuerzas de paz y el MI6, sufriendo ataques terroristas. Ahí es cuando Bond regresa de la muerte, y deberá demostrar que esta a la altura de las circunstancias para defender a su país, a sus seres queridos y a si mismo de uno de los peores criminales.

Daniel Craig finalmente recrea la esencia de James Bond. Con su clásico martini y seduciendo mujeres, Bond vuelve a demostrar porque es el agente secreto preferido de todos. El humor sutil, la elegancia y esos condimentos especiales que por lo menos a mi me hicieron recordar a las primeras películas que vi de Brosnan.

El enemigo es brillante. Javier Bardem es calcado para el personaje. Su interpretación es soberbia, y demuestra una vez más que de villano logra sus mejores actuaciones. La infaltable le Judi Dench vuelve como M, y da la sensación que no envejeció un sólo año. Siempre igual, siempre perfecta, es un clásico en estos films. Siempre da gusto verla en los films de Bond.

Como conclusión, la película cumple muy bien con su propósito: entretener, mostrar a un buen James Bond, y tener escenas plagadas de excelente acción. La banda sonora es impecable, y la intro con la canción de Adele es simplemente genial. Finalmente da gusto contar con un Bond a la altura de los films, y agradecemos que Craig esté tan comprometido con el papel. Podemos finalmente dejar de buscar nuevos actores para encarnar al agente y esperar muchos más films con Daniel.


Compartir
Nico Calvo
Fanático del cine. Amo la comedia ya que me encanta reír con una buena película, pero el mejor género sin duda es la acción. Soy amante del tenis e hincha de River Plate.