Ciertamente Sucker Punch nos ha tomado a todos por sorpresa ya que vino empujada por la fama de este director en ascenso: Zack Snyder. Su reputación viene precedida por éxitos de taquilla como 300 y Watchmen, que han adorado y criticado por igual (mayormente por esta última). Estos dos films me han gustado, pero es inevitable comparar ciertos pasajes -esteticamente hablando- que tienen mucha similitud. La técnica que utiliza el director se repite inevitablemente en todas sus películas. Algo así tambien puede verse en Ga’Hoole: La leyenda de los guardianes, donde las escenas de cámara lenta roban varios minutos de la pantalla.

La historia de Sucker Punch nos plantea una visión del mundo algo diferente. Con toda la perspectiva a través de los ojos de una chica perturbada por problemas familiares, que escapa de la realidad hacia un mundo surreal, donde la única manera de sobrevivir es luchando. Encerrada en un manicomio, encuentra un grupo de chicas con las que hace amistad, y con las que enfrentarán a sus enemigos para lograr su tan ansiado objetivo, que es la libertad.

Bajo ese planteo, Zack Snyder nos sumerge en un mundo fantástico. Hay que admitir que la fotografía es sencillamente genial. Los escenarios están perfectamente diseñados. Como comentaba al principio de la nota, en Sucker Punch también abundan las escenas en cámara lenta. Principalmente en las de acción y pelea. Lo bueno es que no llega a agotar el recurso, lo que hace que sepamos que es una especie de marca registrada.

De todas maneras, la historia en sí carece de fuerza. Las actuaciones no sobresalen, y nos quieren comprar con las señoritas ligeras de vestimenta. En este punto se vuelve un poco irreal en cuanto a las escenas de peleas, pero creo que corresponden con la linea general de la película. Los tonos azules en el manicomio, el mundo en descomposicion que logra en los momentos surreales le dan un buen toque, pero a pesar de eso, la trama se queda a mitad de camino.
Seguramente a los fanáticos de la ciencia ficción les gustará y pasarán un buen momento. Pero a los que son un poco más exigentes, les dejará sabor a poco. Yo disfruté con la estética y los efectos especiales. Pero eso sólo no basta para que un film sea bueno.

Reparto: Emily Browning, Vanessa Hudgens y Abbie Cornish